El giro de la carrera de Jordany Valdespín tras su llegada a Toros

LA ROMANA.- Desde su debut en el béisbol dominicano en la temporada 2009 con los Tigres del Licey, Jordany Valdespín ha sido uno de los pocos jugadores que año tras año ve acción en la liga invernal criolla.

Pero desde que se puso el uniforme de los Toros del Este, el utility ha visto un resurgir en su carrera.

Con el chaqueta taurina, suma además 52 carreras anotadas, 12 dobles, 7 cuadrangulares, 19 bases robadas y sus 44 remolcadas lo empatan con Junior Lake para la mayor cantidad en la liga en la últimas dos campañas.

Sus 7 jonrones con los Toros, supera la cantidad conectada con el uniforme de las Estrellas en las previas cuatro temporadas.  Previo a su llegada al equipo de La Romana, “Valdy” no había llegado a 20 remolcadas en ninguna de sus campañas en LIDOM pero lo ha hecho en años consecutivos con los ahora campeones Nacionales y del Caribe.

En su primera temporada con la tropa taurina ganó el título de bateo con promedio de .349.  Lideró, además, a todos los jugadores en anotadas (30), hits (58), bases alcanzadas (70), bases robadas (14), así como porcentaje de embasarse (.429),  y OPS (.850).

Encabezó el circuito en promedio con corredores en posición anotadora (.474) y con corredores en base (.446).

Imposible olvidar el partido donde Tigres y Toros se enfrascaron en un duelo de 18 entradas, el jugador lanzó 4 entradas en blanco con 3 ponches, incluyendo 2 ponchetes al rey de cuadrangulares Juan Francisco.

En la pasada temporada 2019-20, Valdespín terminó segundo en las votaciones para el Jugador Más Valioso.  Dio de hit en 31 de sus 39 partidos y se embasó en 34 de ellos.   Conectó 5 cuadrangulares y tuvo 22 remolcadas, ambas marcas personales.  Dejó su promedio en .340, el segundo mejor en la Liga.  Terminó segundo en la liga en OBP (.429), SLG (.486) y OPS (.915) y sus 22 anotadas fueron la sexta mayor cantidad en LIDOM.

Sin dudas Valdespín ha sido una de las principales piezas que ha permitido que los Toros tengan dos Series Finales de manera consecutiva y fue uno de las figuras imprescindibles para la tercera corona romanense y el primer título de Serie del Caribe en la historia de la franquicia.

Al ganar la serie regular, llegar primero en el round robin, coronarse campeones nacionales y posteriormente en campeones del Caribe, los Toros se unieron a las Aguilas Cibaeñas y los Tigres del Licey como los únicos equipos en conseguir esos logros en una misma temporada.

of-am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *